El phishing es una metodología de estafa por la cual se suplanta la identidad de instituciones, canales de servicios, figuras públicas o soportes técnicos para robar información sensible o hackear cuentas a través de mensajes en redes sociales, WhatsApp o mail, con técnicas de persuasión y un par de clics.

Una persona empieza a seguir la cuenta oficial de su banco en Instagram, o la menciona en alguna red social, al rato otra cuenta con la apariencia y el nombre de ese banco le envía un mensaje privado con un falso argumento y un link para que acceda a un sitio.

Ese sitio -falso- imita la estética del banco y le solicita a la persona sus claves bancarias o contraseñas para “resolver su problema o consulta”, que muchas veces la gente hace pública con detalle en sus redes sociales.El falso argumento juega muchas veces con cierta urgencia del caso a resolver para que no haya tiempo de pensar. Y así, en dos clics, se materializa el fraude.

Este es uno de los ejemplos de cómo actúa el phishing,una metodología de estafa por la cual se suplanta la identidad de instituciones, canales de servicios, figuras públicas o soportes técnicos para robar información sensible o hackear cuentas a través de mensajes en redes sociales, WhatsApp o mail, con técnicas de persuasión y un par de clics.

La multiplicación de estos casos, que también va de la mano con el crecimiento de usuarios en Instagram y hoy se cuentan en más de 1.100 millones, motivó una iniciativa online de esa red social junto con la ONG Faro Digital, que consta de una serie de videos didácticos para brindar información sobre los recursos y las herramientas para mantener las cuentas seguras y evitar casos de estafas y phishing en Internet.

“Lo que tratamos de hacer como organización es ir detectando por dónde van las necesidades de las personas en relación a las redes sociales”, explicó a Télam Ezequiel Passseron, director Ejecutivo de Faro Digital.

En esta línea es que la ONG comenzó a trabajar en esta iniciativa, que ya se realizó en Brasil, en conjunto con Instagram para llevar información didáctica a la ciudadanía y fomentar que “no hace falta ser un especialista en seguridad informática para prevenir casos de phishing, estafas o hackeos”, resaltó.

“Queremos asegurarnos de que las personas tengan una experiencia segura y positiva en Instagram; queremos que siga siendo un lugar auténtico y seguro para inspirarse y expresarse”, indicó un vocero de Instagram a Télam.

Este video explica cómo identificar y denunciar perfiles falsos que se hacen pasar por canales de soporte y establecimientos comerciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *