Se cumplen 56 años de la desaparición física de uno de los grandes pilotos de la historia del automovilismo argentino, Juan Gálvez.

Aquel fatídico 3 de marzo de 1963 Juan Gálvez había comentado que la cupé Ford tenía nuevas modificaciones en el motor para tener mayor rendimiento y una caja de cambios nueva. 

Juan Gálvez, hermano menor de Oscar, lideraba la competencia adelante de los Hermanos Emiliozzi, pero la caja de cambios de su Ford falló en la “Curva de los Chilenos”, frente a la estancia de Aramburu, lo que provocó el vuelco del auto y su muerte instantánea.

“Vendríamos a unos 180 kilómetros y al entrar a una ‘S’ en el llamado ‘Camino de los Chilenos’, el auto comenzó a tener problemas. Juan trató de colocar la segunda marcha pero algo pasó y no entró. Insistió un par de veces pero no respondió. Sin la potencia necesaria y con el barrito que había hizo que el coche con las ruedas dobladas se desplazara. Juan enderezó el volante para que saltara la zanja pero se clavo la rueda delantera izquierda y ahí empezamos a dar vueltas”, comentó su acompañante Raul Cottet, quien no sufrió consecuencias.

Juan Gálvez triunfó en 59 carreras en ruta. Fue nueve veces Campeón Argentino de Turismo Carretera, un récord nunca superado. Perdió la vida a los 47 años, en la Vuelta de Olavarría, el 3 de marzo de 1963 al ser despedido de la máquina. No usaba cinturón de seguridad desde el día en que vio morir carbonizado a otro piloto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *