Groenlandia se está calentando rápidamente. Por primera vez en 71 años de registros, el Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve de Estados Unidos (NSIDC, por sus siglas en inglés) informó que este sábado, la precipitación en la cumbre de Groenlandia cayó como lluvia y no como nieve.

En el marco de la crisis climática que afecta al mundo, un hecho sin precedentes tuvo lugar el pasado 14 de agosto cuando investigadores registraron la presencia de lluvias en la Cumbre de Groenlandia, ubicada a 3.216 metros de elevación, un lugar que nunca tiene las condiciones atmosféricas para generar precipitaciones y con temperaturas bajo cero (casi) todo el tiempo.

Según los registros del Centro de Datos Nacional sobre Nieve y Hielo de EE.UU. (NSIDC, por sus siglas en inglés), ese día hubo lluvia “durante varias horas” y fue algo que nunca había ocurrido desde que hay registros.

Además, el reporte señaló que “la temperatura del aire se mantuvo por encima del punto de congelación durante aproximadamente nueve horas”, lo cual crea condiciones de derretimiento de la nieve que solo se han visto anteriormente en tres años: 1995, 2012 y 2019.

“Esa no es una señal saludable para una capa de hielo”, destacó Indrani Das, glaciólogo del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia. Y agregó: “El agua sobre el hielo es mala… Hace que la capa de hielo sea más propensa a derretirse en la superficie”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *