Las cifras se desprenden de un nuevo estudio que plantea como “crucial” el “diseño de acciones contra esta brecha de género” si se quiere “mitigar la reproducción intergeneracional de la pobreza e impulsar el crecimiento económico inclusivo”.

Las mujeres explican solo el 24 % de los puestos laborales en el rubro de ciencia y tecnología en Argentina a pesar de que ellas representan el 40 % de los egresados de las carreras del sector, según un nuevo estudio que plantea como “crucial” el “diseño de acciones contra esta brecha de género” si se quiere “mitigar la reproducción intergeneracional de la pobreza e impulsar el crecimiento económico inclusivo”.

La investigación “Mujeres en ciencia y tecnología: cómo derribar las paredes de cristal en América Latina” publicada este lunes por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) muestra que este desfasaje se repite también en Brasil y México, los otros dos países analizados.

“Las mujeres enfrentan barreras (de género) ya desde su proceso formativo a las que luego se suma otro conjunto de barreras que se dan tanto en el paso al mercado de trabajo, como para sostenerse en una trayectoria laboral”, dijo a Télam Paula Szenkman, directora del programa de Desarrollo Económico de CIPPEC y una de las autoras del estudio, junto a Estefanía Lotitto y Sofía Alberro.

La economista puntualizó que si bien “algunas son comunes a todas las disciplinas”, otras “son más marcadas en aquellas que tienen un sesgo masculino como la ciencia y tecnología“, a diferencia de otros sectores como “la salud, la educación y las tareas de cuidado” que tienen mayor presencia femenina porque “no dejan de ser una representación externas de lo que consideramos tareas de cuidado al interior del hogar”

Esta “segregación horizontal” que propicia la participación femenina en algunos sectores y no en otros es lo que conceptualmente se conoce como “paredes de cristal”.

La “predominancia masculina” en estos espacios académicos o de investigación “los convierte en un entorno hostil” para las mujeres que, por otro lado, suelen venir condicionadas culturalmente ya desde los ámbitos familiares, sociales o de la educación básica que “suelen asociar las matemáticas o las ciencias (duras) a actividades masculinas”.

La vigencia de estos estereotipos determina que “para las mujeres sea más difícil descubrirse en esos ámbitos” para los que no se generaron “las motivaciones necesarias” vinculadas a “las oportunidades que generan”, lo que redunda en que “sean menos las que se deciden esas carreras”.

brecha de género en CyT adquiere mayor trascendencia si se tiene en cuenta que se trata de un sector clave en términos de productividad y como generador de empleos de calidad dado que alrededor de uno de cada 10 dólares producidos en los tres países proviene de ésta área que explica entre el 22 % (Argentina y Brasil) y el 70 % (México) de las exportaciones y quienes se desempeñan en este rubro ganan entre un 65 y un 100 % más que el resto.

“Son sectores muy dinámicos, incluso en este contexto de economía golpeada por la pandemia, porque son los que crean empleo de manera más rápida; pero al mismo tiempo tienen un impacto en el resto de la economía, porque al incorporarse modifican los procesos productivos incluso en las industrias más tradicionales, dotándola de mayor productividad”, dijo.

Por otro lado, son sectores que tienen “mayor valor agregado por trabajador, nivel de formalidad y salarios más elevados”.

“Además, estas actividades están moldeando el presente y el futuro y, por ende, constituyen nuevas palancas del poder. Por eso, asegurar la participación de las mujeres en los ámbitos de la ciencia y la tecnología es una oportunidad crucial para evitar que las brechas existentes continúen ensanchándose, y puede contribuir a mejorar sus condiciones de vida, mitigar la reproducción intergeneracional de la pobreza y también impulsar el crecimiento económico inclusivo”, dijo.

El documento detalla que la estrategia para achicar esta brecha debe incluir políticas educativas y de formación profesional con perspectiva de género para facilitar el acceso de las mujeres al mundo laboral; políticas culturales para derribar sesgos y estereotipos de género en empresas e instituciones; y políticas para lograr una mejor conciliación entre la vida familiar y laboral y fomentar el ascenso de las mujeres a posiciones de liderazgo.

“Además, es necesario proveer información pública de calidad y de manera sistemática, y fortalecer y coordinar los esfuerzos del sector privado con el ámbito público”, concluyeron.(Telam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *