La actividad volcánica, que podría durar varias semanas o meses según especialista, provocó hasta ahora la destrucción de viviendas, forestación y la evacuación de pobladores hacia zonas seguras.

Al menos 5.000 personas fueron evacuadas desde el domingo de sus hogares en la isla española de La Palma, una de las Islas Canarias donde entró en erupción el volcán Cumbre Vieja, y 100 casas quedaron destruidas, se informó oficialmente.

“Ahora mismo, tenemos a 5.000 personas evacuadas y unas cien casas destruidas”, afirmó a la agencia de noticias AFP Lorena Hernández, concejala de Seguridad Ciudadana del municipio de Los Llanos de Aridane, en el segundo día de la erupción del volcán Cumbre Vieja, la primera que se registra en esta isla en 50 años.

El gobierno regional de Canarias precisó que no prevé por ahora nuevas salidas, ya que las coladas de lava se dirigen “hacia el mar”, según indicó a través de su cuenta de Twitter.

“Según el comité técnico, todo parece indicar que no va a haber nuevos puntos de erupción“, explicó el presidente canario, Ángel Víctor Torres, quien reiteró que la “seguridad” de los habitantes estaba “garantizada”.

Los ríos de lava arrasaron árboles, invadieron carreteras y lograron penetrar en algunas casas, tal y como muestran varios videos publicados en las redes sociales.

Estas coladas ardientes, de más 1.000°C , avanzan a una velocidad media de 700 metros por hora, según el Instituto Volcanológico de Canarias.

Sergio Rodríguez, el alcalde de El Paso, una de las cuatro poblaciones evacuadas preventivamente por las autoridades, indicó en declaraciones a la televisión pública, que “una veintena de casas al menos estaban totalmente destruidas” en su localidad.

“En su paso la lava no ha dejado absolutamente nada”, describió Rodríguez y subrayó que los vecinos “tienen mucha incertidumbre”, por lo que “no volverán antes de mucho tiempo, seguramente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *